Oscar es un niño de diez años que está internado en un hospital infantil. Ni sus padres ni los médicos se atreven a decirle la verdad sobre su enfermedad. Sólo Rose, la repartidora de pizzas, una
mujer de bruscos modales, es capaz de ganarse su confianza y entretenerlo. Un día, le propone un juego: imaginar que cada día que pasa equivale a diez años, de modo que, en unos días, Oscar alcanzaría una
larga vida. Además, para conseguir que el niño hable de sí mismo, lo anima a escribirle a Dios. En sus cartas, Oscar confiesa sus alegrías y sus penas, sus miedos, su primer amor, sus sensaciones ante el
paso del tiempo. Así, entre Oscar y Rose se va fraguando una amistad muy particular.





2 comentarios:

  1. ...Dios bendiga siempre sus vidas... pero me gustaria poderla tener... =)

    ResponderEliminar
  2. Quiero poder tenerla original, ustedes pueden ayudarme en ello?. Esta película tiene muchas parábolas me gusta.

    ResponderEliminar

 

Paginas Populares