La historia de William Carey, evangelista y misionero inglés  durante los siglos 18 y 19.  Carey marchó a la India como misionero donde sirvió durante 40 años. Evangelizó, fundó escuelas, y tradujo las escrituras a diferentes lenguas de la India. Se le considera  uno de los grandes del evangelismo y las misiones modernas.  Un día, en su trabajo (vendiendo zapatos), escuchó el llamado de Dios. Escuchó: “si el deber de todo hombre es escuchar el evangelio… entonces, es el deber de aquellos a los que se les ha encomendado  el evangelio  aspirar a llevarlo a todas las naciones” y él susurró: “Heme aquí, envíame a mí” En ese tiempo no habían agencias misioneras, ni  interés en el tema de misiones.  La hostilidad de la India contra los misioneros no lo detuvo.  El fue quien dijo la famosa frase: “Espera grandes cosas de Dios e intenta grandes cosas para Dios”






1 comentarios:

  1. LA RECOMIENDO!! CUANDO HACEMOS LAS COSAS PARA DIOS CON AMOR AL FINAL SOMOS VENCEDORES CON CRISTO !!

    ResponderEliminar

 

Paginas Populares